Violada una británica: pide auxilio tras sufrir una violación y es violada por otro inmigrante. Manda… 00

 

policega-1-770x433

El suceso ha conmocionado a la población de Birmingham, una ciudad donde la red de abusos sexuales con epicentro en Rotherham también tuvo su espacio.

Una joven británica de 15 años ha sido violada en dos ocasiones en tan solo unas horas a manos de inmigrantes. Todo ocurrió, según informa la prensa británica, en las cercanías de la estación de Witton (Birmingham), donde fue agredida sexualmente por un individuo al que las autoridades todavía no han identificado. No obstante, como suele ser habitual en este tipo de episodios, han realizado un llamamiento a la calma para “no caer” en una espiral de violencia”.

Tras sufrir el primer ataque, la muchacha salió de la estación y detuvo a un vehículo que circulaba por las calles. Al entrar al coche, la joven fue violada por segunda vez por otro inmigrante. Los hechos ocurrieron entre las 19 horas del martes y las 2 de la madrugada del miércoles.

La Policía británica ha abierto una investigación al respecto, pero por el momento las informaciones son confusas. Las autoridades buscan a un hombre asiático, delgado, con piel clara y ojos marrones, que llevaba una sudadera de chándal y pantalones deportivos negros. El segundo atacante también sería asiático, corpulento y de unos 20 años

A través de las redes sociales muchos usuarios han criticado la gestión del caso por parte de la Policía y varios de ellos denuncian que, una vez más, se está tratando de “ocultar información” al respecto.

Ahora es de vital importancia investigar exactamente lo que sucedió el martes, así como identificar a los infractores de estos incidentes horribles», ha declarado un agente en respuesta a estos comentarios.

‘El desprecio a las víctimas ha sido mayúsculo’

Reino Unido ha vivido más de treinta años en silencio viendo cómo miles de niñas eran violadas y vejadas. Una situación inexplicable que sólo vio la luz recientemente y que permitió al Gobierno centrar el foco mediático sobre Rotherham. Lo que ocurría en la ciudad británica era un secreto a voces, pero nadie hizo nada para evitarlo. La Policía no dio prioridad al problema y trató con indiferencia a gran parte de las víctimas. Tres informes policiales -de los años 2002, 2003 y 2006- describían con crudeza la situación. Sin embargo, las autoridades desestimaron el primero y rechazaron los otros dos, que podrían haber acabado con los abusos sexuales en la zona.

El fenómeno llegó por primera vez a los tribunales en Birmingham en 1989, pero el acusado no fue un paquistaní, sino un sij que intentó vengar los abusos sufridos por sus hijas. De hecho, en la investigación aparecen varios testimonios de padres que trataron de liberar a sus hijas y fueron amenazados por la Policía con levantar contra ellos cargos de ‘racismo’.

Una investigación de la Junta de Protección del menor puso de manifiesto la gravedad de los hechos ocurridos. Malcon Stevens, de Justice Care Solutions, descubrió diversos delitos sexuales cometidos contra niñas por hombres de 20 a 29 años y calificó la situación como “extremadamente grave”.

Las evidencias de que las autoridades conocían la situación eran notables. Resulta “difícil de creer”, en palabras de Jay, que ningún alto cargo estuviera al tanto de lo que ocurría en la localidad. No obstante, en 2007 pusieron en marcha Risky Businnes para tratar de combatir este tipo de prácticas.

El silencio oficial, sin embargo, era sintomático. Tras la publicación del informe de Jay, todos coincidieron en señalar que el “miedo” a ser considerados racistas influyó en los dirigentes. El hecho de que la mayor parte de los agresores fueran paquistaníes podía “dañar” la convivencia y “estropear” la reputación de la ciudad.

Habla una niña violada de Rotherham: ‘La Policía no me dejó decir que eran musulmanes’

Emma fue violada en numerosas ocasiones por una banda de musulmanes cuando tenía 13 años. En una entrevista relata cómo las autoridades hicieron que se sintiera racista cuando acudió a denunciar los hechos y le prohibieron mencionar la etnia de sus agresores.

Una superviviente de las agresiones de las bandas musulmanas de Rotherham ha asegurado que cuando denunció haber sido violada con 13 años, las autoridades no hicieron nada y le impidieron hacer mención a la etnia de sus atacantes.

Emma ha explicado en un programa de radio de la cadena LBC que denunció la agresión sexual hace 14 años: ‘’Fui a las autoridades y mis padres también. Me senté y fui interrogada por la Policía, tenía la voluntad de trabajar con ellos’’.

‘’Sin embargo, en el momento de decir los nombres de los agresores, me hicieron sentir como si fuera racista y como si yo fuera quien tenía el problema’’, ha relatado la joven, según recoge Breitbart.

‘’Me dijeron específicamente que no comentase la etnia de mis violadores’’, ha subrayado Emma, y ha añadido que tanto los agentes como los trabajadores sociales le solicitaron en ‘’numerosas ocasiones’’ que no mencionara su raza.

‘’Sé que no soy racista, pero sentí que eso fue empleado como una forma de silenciarme’’, ha explicado. Al ser preguntada por la entrevistadora sobre cómo se sintió por aquel entonces, Emma ha respondido que ‘’mis agresores me hicieron sentir que yo era la culpable y ellos (policías y trabajadores sociales) alimentaron ese sentimiento’’.

Es entonces cuando la víctima define los problemas psicológicos que esas actitudes le produjeron: ‘’En ese momento pensé que posiblemente los atacantes tenían razón, que ellos no tenían el problema y la tenía yo’’.

Violada en numerosas ocasiones

Emma ha explicado a los oyentes de LBC que era virgen cuando fue violada a los 13 años. Además, ha detallado que las violaciones ocurrieron con regularidad y describe una ocasión en la que estaba encerrada en una propiedad y fue agredida sexualmente por múltiples hombres.

Tras los hechos, según el testimonio, la banda de musulmanes comenzó a chantajearla y a amenazar con hacerle lo mismo a su madre si se iba de la lengua. ‘’Esta ha sido mi vida’’, ha concluido la víctima.

Las violaciones no cesaron y continuaron incluso después de acudir a las autoridades, que le dijeron que no había pruebas y que ‘’es tu palabra contra la suya’’. Curiosamente, la Policía incluso perdió las prendas que llevaba en el momento de la agresión denunciada, dejándola sin ninguna prueba para el juicio.

La historia se repitió

Cuando tenía 14 años volvió a denunciar una violación en manada por una banda de musulmanes. La historia se repitió. La Policía le dijo que no había pruebas suficientes.

Fue entonces cuando sus padres decidieron abandonar la localidad.

La entrevistadora ha confirmado que otros padres de víctimas de agresiones sexuales de Rotherham decidieron llevar a sus hijas al extranjero, ya que mudarse a otras ciudad era poco efectivo al tener las bandas conexiones entre las diferentes localidades.

El escándalo sexual de Rotherham

El escándalo de abusos sexuales a menores de Rotherham es el mayor del Reino Unido. Desde finales de los 80, la Policía y los servicios sociales fallaron en la protección de los menores de bandas de hombres musulmanes. El temor de las autoridades era ser considerados racistas si intentaban actuar, por lo que decidieron encubrirlo.

Los casos no se circunscriben a esa localidad, ya que desde que se empezó a condenar a los agresores en 2010 casos similares emergieron en Sheffield y Rochdale.LA GACETA LA INFORMACION ALTERNATIVASilueta zorrete transparente-pequeña

2 comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s