La organización criminal brasileña PCC firmó acuerdos comerciales??? con Hezbollah.

PCC Brasil con Hezbollah

La facción criminal brasileña tiene una asociación comercial en el tráfico de armas y drogas con la organización terrorista.

Que el Primer Comando de la Capital, el temido PCC, amplió los negocios más allá de las cárceles paulistas ya se tiene noticia por lo menos desde hace 10 años. Que la facción criminal cooptó integrantes de las fuerzas militares del Paraguay, un reportaje del Correo, publicado hace un mes, también ya se contó. Lo que no se sabía hasta ahora era que los bandidos brasileños trabajan en una especie de asociación comercial con Hezbollah, la organización paramilitar libanesa, con sede en Beirut, a más de 10.000 kilómetros de Brasil.

A partir de informes inéditos y entrevistas con integrantes de fuerzas de seguridad nacionales y extranjeras, la relación entre los dos grupos se establece más allá de simples suposiciones, exponiendo el tráfico de drogas y armas, el contrabando – de productos electrónicos, cigarrillos, ropa y Combustible y la evasión de impuestos.

De acuerdo con un informe presentado por la Fundación de Defensa de la Democracia (FDD) -organización no gubernamental norteamericana que actúa en el combate a grupos terroristas-, el PCC, mayor facción del crimen organizado brasileño, se alió a Hezbolá para elevar el poder financiero . De acuerdo con el documento, el PCC está comprando drogas en países sudamericanos, como Paraguay y Colombia, y traspasando al grupo que actúa en el Líbano. Según la FDD, las drogas son adquiridas por un bajo precio en las naciones que bordean con Brasil y vendidas por un valor más alto a Hezbollah. Además, la actuación central del PCC sería en el contrabando de cigarrillos.
Los criminales se aprovechan de la inmensa franja de frontera de Brasil con 10 países de América del Sur para entrar con productos ilegales. Son más de 15 mil kilómetros en que graves problemas de vigilancia permiten el comercio millonario del crimen organizado. El científico político Guaracy Mingardi, que actuó en la Secretaría Nacional de Seguridad Pública, investiga el PCC desde hace más de 20 años. En la actualidad, la facción brasileña ha ganado ramificaciones internacionales. “El PCC ya es un grupo criminal internacional. Tiene oficinas en Paraguay para el transporte de drogas y armas, y en Bolivia, donde se comprenden los estupefacientes. Tiene algunas conexiones en Perú, Colombia. A menudo, pueden hacer este transporte de mercancías a Europa y Oriente Medio. Ya sabemos que ocurre hace algún tiempo “, destaca.
En Bolivia, un kilo de cocaína cuesta cerca de 10 mil. En Brasil, la misma cantidad llega a valer más de R $ 20 mil, siendo que muchas veces se mezcla con otros productos para rendir más y puede resultar en un beneficio de R $ 180 mil. Los representantes de Hezbollah compran la droga por el precio vendido en territorio brasileño, lo que propicia un ambiente financieramente favorable para la expansión del PCC. Por medio de puntos vulnerables, el estupefaciente entra en Brasil vía tierra, aire y ríos.

Ruta de flujo

El punto más crítico es en la región de Mato Grosso do Sul que limita con Paraguay. El país vecino es usado como ruta de desagüe de la droga y de productos ilegales, que van a parar en las grandes ciudades brasileñas. Una vez dentro, la droga es enviada al comercio en las cracolandias, en bocas de humo de todos los estados, en cárceles y en las periferias. Sin embargo, parte de los estupefacientes traídos por el PCC ya tiene destino cierto: sigue hacia el Oriente Medio, comprada por Hezbollah. Estas actividades rinden a la facción brasileña un presupuesto anual de R $ 20 millones. El dinero financia la compra de armas y el reclutamiento de criminales que actúan dentro y fuera de las cárceles para mantener el poder paralelo de la organización.
El año pasado, el narcotraficante Jorge Rafaat Toumani, de 56 años, fue asesinado a tiros de ametralladora  M50, equipo usado en guerras. Conocido como el “Rey del Tráfico”, él había impuesto un peaje para el transporte de la droga entre los dos países. De acuerdo con la Policía Civil de Mato Grosso do Sul, entre 30 y 40 vehículos del PCC fueron utilizados en el ataque que mató a Raffat. A la hora del crimen, él estaba acompañado por 30 guardias de seguridad y usaba una camioneta blindada.
Los perjuicios con el contrabando no se limitan al financiamiento de las organizaciones en Brasil y en el exterior. Este tipo de actividad ilegal causa daño billonario. El Foro Nacional contra la Piratería y la Ilegalidad (FNCP) apunta que solamente el contrabando de cigarrillos provoca un impacto negativo de 8.800 millones de reales en la economía brasileña. En 2016, el levantamiento de la institución mostró que la piratería y la evasión de impuestos, resultantes de la entrada de productos ilegales en territorio nacional, generaron un perjuicio de R $ 130 mil millones en los sectores público y privado.

La asociación de facciones es antigua

La relación simbiótica entre facciones brasileñas y de países de América Latina es antigua, pero, como se ve, se está ampliando a grupos de países árabes. En una entrevista al Correo el jueves, el general del Ejército Theophilo Gaspar de Oliveira, militar experimentado en asuntos relacionados con la lucha contra el tráfico de armas, citó casos de implicación de traficantes brasileños, como Fernandinho Beira-Mar, que circuló por Paraguay antes de que, En 2001, en Colombia. “Las facciones ampliaron el poder más allá de las fronteras”, dice el general, jefe del Comando Logístico del Ejército, en Brasilia. Una de las recomendaciones del militar es controlar con más eficiencia los armamentos producidos en Brasil, estableciendo sanciones y restricciones para países que revenden los productos nacionales.
El año pasado, por ejemplo, el Ministerio Público de Rio Grande do Sul denunció al fabricante brasileño de armamento Taurus por exportar ilegalmente un lote con ocho mil armas para el yemení Fares Mohammed Mana’a, que, de acuerdo con las Naciones Unidas, es Uno de los mayores traficantes de armas del mundo. En la denuncia, los fiscales afirman que las piezas fueron vendidas por R $ 2 millones por dos ejecutivos de la compañía. Las pistolas y revólveres comercializados sin autorización de los organismos reguladores se detuvo en Yemen, siendo usados ​​en la guerra civil que asola al país.
Taurus es la mayor exportadora de armamento de América Latina. De acuerdo con el MP, estaba preparada para enviar un segundo lote, de 11 mil armas. En una nota, la Fiscalía de la República de Rio Grande do Sul informa que el proceso continúa en marcha en la justicia del estado, ya que la sede de la empresa es en Porto Alegre. Sin embargo, debido al compromiso con organizaciones internacionales, el caso está bajo secreto de Justicia.
Taurus alega que todas las armas vendidas por la empresa son documentadas y siguen los protocolos exigidos por la legislación brasileña que regulan la comercialización. En relación al episodio de Yemen, la empresa afirma que la conducta apurada por la Justicia se refiere a la acción aislada de dos ex funcionarios. Los lotes investigados habrían sido vendidos al gobierno de Yibuti, nación del noreste de África, y Taurus afirma que “no tuvo en la época motivos para desconfiar de los compradores”.
El general Theophilo destaca que Brasil debería seguir el modelo europeo y aplicar reglas más rígidas en el control del comercio de los artefactos. “Los países europeos establecen restricciones cuando un arma de ellos es contrabandeada o vendida. ¿Por qué no tenemos las mismas reglas para las nuestras? “, Cuestiona.
Uno de los casos más rumores ocurrió a lo largo de un proceso de compra de metralletas HK, de Alemania, para las fuerzas de seguridad de Brasil durante los Juegos Olímpicos de 2016. Supuestamente, algunas armas de ese lote específico habrían ido a parar en manos de integrantes del Cartel de Sinaloa, en México. Como el contrato implicaba un “soporte logístico” para reposición de piezas, Brasil se vio imposibilitado de importar productos para las propias armas, por imposición del país fabricante.
Actualmente, está prevista la actualización del reglamento para fiscalización de productos controlados, el R-105, como es conocido entre los militares. En el texto, hay un artículo que establece restricciones de comercio para países que revendan armas brasileñas o no logren controlar el tráfico de los productos. El borrador del nuevo reglamento circula, en un golpe y vuelta interminable, entre los gabinetes de los ministerios de Defensa y de la Casa Civil hace más de un año, sin fecha todavía para convertirse en regla. (LC y RS)VISàVIS Cadena judía de Información
Silueta zorrete transparente-pequeña

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s