El gran Oscar de la hipocresía

screen-shot-2017-02-27-at-2-13-01-pm

Fuente: LA GACETA DE YOLANDA

foxylady

El error del premio a la mejor película de los Oscars es en realidad un montaje de propaganda política de Hollywood

Por Yolanda Couceiro Morín

Al final de los Oscars, cuando iban a anunciar al ganador de la categoría de la mejor película del año, los presentadores de ese premio se confundieron y anunciaron la película que no era. Dijeron que había ganado Lalaland cuando en realidad ganó Moonlight.

El caso es que no aclararon el error de inmediato sino que dejaron que todo el equipo de Lalaland subiera al escenario, que los directores y el productor diesen sus discursos y cuando parecía que ya iba a terminar la ceremonia, otro presentador se acercó al micrófono para decir que habían cometido un error y que Lalaland no había ganado realmente el premio. Después de que anunciaran la verdadera película ganadora del premio, Warren Beatty, el presentador que cometió el error se disculpó diciendo que le dieron el sobre incorrecto, que cuando lo abrió decía el ganador era ‘Emma Stone for Lalaland’ y que era el sobre que correspondía a la ganadora de la categoría de mejor actriz. En realidad todo fue un montaje. En primer lugar porque a pesar de todo lo que critican a Donald Trump en Hollywood parece que admiran sus estrategias de marketing porque le copiaron el truco que usó en  el certamen de Miss Universo en dos mil quince cuando el presentador anunció a Miss Colombia como la ganadora cuando en realidad había ganado Filipinas, seguro que te acuerdas. Al día siguiente no se hablaba de otra cosa que del concurso de Miss Universo. Creo que usaron el mismo concepto en los Oscars para subir la audiencia porque en dos mil dieciséis tuvieron uno de los peores índices de audiencia de su historia. El montaje sigue la narrativa racial de Hollywood. El reparto y la producción de Lalaland es mayoritariamente blanco mientras que la película sobre negros homosexuales protagonizada por un negro musulmán, y escrita y dirigida por un negro comunista, Barry Jenkins que utilizó su discurso para hablar mal acerca de Trump y glorificar a ACLU, una organización comunista. Mahershala Ali, el actor de la película que ganó el Oscar a mejor actor de reparto que además es negro también es musulmán, usó el discurso para hablar entre sollozos y lloriqueos de ‘la persecución’ a la que están sometidos en EEUU los musulmanes.

screen-shot-2017-02-27-at-2-17-13-pm

La imagen es perfecta: el equipo de blancos humillado y suplantado por un equipo de negros que literalmente les quitan la estatuilla del Oscar de las manos. Representa ‘el cambio’ que Hollywood quiere ver no solamente en las películas sino también en la sociedad americana.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s