PATRIA JUDÍA

Inicio » AGRESIONES ANTISEMITAS » El fanatismo contra Israel en la ONU.

El fanatismo contra Israel en la ONU.

POR: Goal

“[A] diferencia de América, Europa es inherentemente anti-semita. Este antisemitismo se extiende más o menos uniformemente en todo el espectro político y, por lo tanto, se traduce en la hostilidad generalizada hacia Israel. Los europeos odian a los judíos. En consecuencia, odian al estado judío “. – Robin Shepherd, un Estado fuera de los límites: el problema de Europa con Israel.

samantha-power-representante-permanente-de-los-estados-unidos-ante-la-onu-en-una-reunion-del-consejo-de-seguridad-el-24-de-febrero-de-2016-imagenes-fuente-naciones-unidas

Samantha Power, Representante Permanente de los Estados Unidos ante la ONU, en una reunión del Consejo de Seguridad, el 24 de febrero de 2016. (Imágenes fuente: Naciones Unidas).

Ningún líder “palestino” ha repudiado públicamente la yihad contra los judíos. En su lugar, todos los aspectos de su participación por “palestinos” contra los judíos y los israelíes se considera una obligación para el avance de esta yihad hasta que su objetivo final esperado de empujar a los judíos de “palestina” al mar se haya alcanzado.

POR: Salim Mansur

La aprobación de la Resolución 2334 del Consejo de Seguridad de la ONU justo antes de Navidad 2016, con la abstención de los Estados Unidos, fue un regalo envuelto de Chanukkah-IED que el saliente presidente Barack Hussein Obama dio a Israel. Fue otra señal a los palestinos para que puedan continuar su “rechazo” de Israel, y poner en escena una nueva ronda de terrorismo yihadista que proporciona a la ONU la excusa de entregar condenas preenvasadas de cualquier reacción israelí a la mutilación y el asesinato de judíos en los llamados territorios “ocupados”.

La abstención de Estados Unidos era una traición terrible de un pueblo calumniado erróneamente por un presidente estadounidense sentado que durante los últimos ocho años se acerca asegurando a la comunidad judía estadounidense, especialmente a la liberal, judíos leales a su partido, que era el ocupante más pro-Israel de la Casa Blanca . En su lugar, la decisión de Obama, como un disparo de despedida antes de dejar el cargo, de no vetar la Res. 2334 levantaron el velo sobre el animus tácito de que no sólo alberga dentro de sí mismo, si no que también aún atrae a muchos dentro de las naciones occidentales contra Israel a pesar de sus denuncias públicas solemnes contra el antisemitismo.

Esto es evidente en el lenguaje de la Res. 2334. Es exclusivamente una condena a Israel que dice: “los asentamientos en el territorio palestino ocupado desde 1967, incluida Jerusalén oriental, tiene [sic] no tienen validez legal y constituye una violación flagrante del derecho internacional”. También revoca efectivamente la Res. 242 de 22 de noviembre 1967 del de Consejo de Seguridad.

No había ninguna pretensión en la Res. 2334 de ser justos, y poner a la Autoridad Palestina (AP) y a Hamas igualmente responsables de incitar a la violencia terrorista contra civiles dentro de Israel, envenenando así cualquier esfuerzo diplomático requerido para un acuerdo negociado entre las partes. La adopción de la Res. 2334 fue una “asociarción” por Francia, Eurabia, los EE.UU. y los 57 países de la Organización de Cooperación Islámica (OCI) contra Israel. Era una reminiscencia de la larga historia, vergonzosa de los judíos como pueblo minoritario, abusado y atormentado por la mayoría de los países en los cuales residían.

Para el último medio siglo, la Res. 242 fue la piedra angular en el marco de las Naciones Unidas para la paz en Oriente Medio. Se expuso el proceso previsto en la fórmula “tierra por paz” entre las partes en conflicto a raíz de la guerra de 1967. Y sobre la base de esta fórmula Israel llegó a acuerdos de paz con Egipto y Jordania en las secuelas de la guerra de octubre 1973.

Pero la Res. 2334, en cambio, afirma categóricamente, que en la ONU “no se reconocerá ningún cambio en las líneas de 4 de junio de 1967, en particular con respecto a Jerusalén, que no sea acordado por las partes a través de negociaciones.” En otras palabras, la demanda es a Israel para volver a las líneas de armisticio de 1949 un resultado predeterminado por la Res. 2334.

Si Israel no puede ahora vender “tierra-por paz”, ya que la tierra que se recuperó después de junio de guerra de 1967 se considera “ilegal”, entonces no hay más razón para un acuerdo negociado.

Israel no puede aceptar simplemente un bellum situación anterior que sería insostenible para la seguridad de Israel – El ministro israelí de Asuntos Exteriores Abba Eban llamaba entonces las “fronteras de Auschwitz” – y la AP, con el respaldo de la ONU.

Res. 2334 es entonces una fórmula para la continuación de la violencia terrorista por los palestinos contra los israelíes. La adopción de la Res. 2334 – no sin intención – ha clavado un clavo en la promesa de la “solución de dos Estados”. El Consejo de Seguridad fue advertido por el presidente electo Donald Trump antes de la votación presentada del diciembre de 23, que Estados Unidos bajo su administración no aceptará esta resolución abiertamente anti-israelí.

Se necesita ser votada- la corrección política a un lado – de los otros cuatro miembros permanentes del Consejo de Seguridad (Gran Bretaña, China, Francia y Rusia): ¿Por qué, en este momento – cuando la situación en el Oriente Medio ha ido de mal en peor – tiene el Consejo de Seguridad toma ésta decisión que pesa en contra de Israel, la única democracia y oasis de cordura en la región que ha hecho implosión través de un exceso de la intolerancia y el fanatismo árabe-musulmán?.

Y, ¿por qué el Consejo de Seguridad, cuyo registro en el Medio Oriente es de un fracaso total en la prestación de “paz y seguridad” a las personas que más lo necesitan – los cristianos asediados, yazidi, y las minorías kurdas de Irak y Siria – deciden revocar las de larga data como la Res. 242 con la evidentemente falsa excusa de “salvar la solución de dos Estados”, cuando el liderazgo palestino se ha negado continuamente a comprometerse con los israelíes en las negociaciones directas?

Estas preguntas requieren respuestas creíbles, pero ninguno se puede dar.

La historia real en la adopción de la Res. 2334 radica en la persistencia del antisemitismo dentro de la ONU.

Los sslamistas y los estados musulmanes individualmente o en conjunto, no pueden avanzar en cualquier política antisemita en la ONU en detrimento de la seguridad de Israel sin el apoyo, directo e indirecto, de el occidente cristiano. La votación del Consejo de Seguridad del 23 de diciembre es la prueba definitiva. La horrible verdad que muchos israelíes saben, es que sin la complicidad occidental anti-judía el odio de los árabes y musulmanes post-Holocausto no podía echar raíces y florecer dentro de la ONU.

***

El último acto de la presidencia de Obama, a la sombra lúgubre de la destrucción de Alepo, será el legado de Obama de jugar contra Israel.

Obama estafó a una mayoría de los judíos liberales estadounidenses, a lo largo de sus dos mandatos, en la creencia de que mantendría a Israel seguro contra sus enemigos. Los judíos de América liberales, como fieles seguidores de los donantes al Partido Demócrata, de buen grado suscritos al terreno de juego de Obama compraron la falsedad dirigida a ellos: que iba a ser, como el primer presidente negro, un firme amigo y protector de Israel en un mundo increíblemente hostil contra los judíos.

Los hechos acerca de Obama y su política, sin embargo, eran contrarias a la imagen creada por él y que engaño a los judíos liberales estadounidenses.

Obama fue preparado en el guiso ideológico del antiamericanismo de la guerra contra Vietnam  mezclados con un popurrí de nuevo marxismo cultural de izquierda de Herbert Marcuse; el anarquismo de izquierda y la utopía de Noam Chomsky; el radicalismo del organizador comunitario Saul Alinsky; reflexiva del antiimperialismo y el anticolonialismo de ideólogos “del tercer mundo”, como Frantz Fanon y Edward Said; la política radical de activistas estudiantiles, tales como Tom Hayden y Abbie Hoffman, de la década de los años sesenta; y la “identidad” negra política de Jesse Jackson, Al Sharpton, y el mentor de Obama reverendo Jeremiah Wright en Chicago que se ajustan perfectamente a las sucias políticas anti-judías de Louis Farrakhan y su “Nación del Islam”.

Esta mezcla ideológica era aparentemente un brebaje potente y una deformación. Cuando se alimenta a las mentes jóvenes en las escuelas y universidades, como lo fue con Obama, con poca experiencia en el mundo real y aún menos familiaridad con la historia del mundo, que infecta a muchos de ellos a la política del agravio a su vez resentidos contra su propia sociedad.

Se tomó a un extraño, como Dinesh D’Souza, un inmigrante de la India, para ver a través de la máscara de Obama la cara de enojo de un mulato. En las raíces de la rabia de Obama, D’Souza describe el motivo psicológico detrás de la política de Obama como un inadaptado en la América de su madre (una mujer blanca), en el África de su padre (un hombre negro criado en medio de  la lucha anticolonial contra la Gran Bretaña imperial en Kenia), y en una parte de Asia de su padrastro (un indonesio atrapado en las corrientes del anticomunismo en su país durante la dictadura militar).

Obama necesitaba el apoyo de los judíos de América como parte de su estrategia para ganar y retener la Casa Blanca en el control de los demócratas. El partido, sin embargo, se había movido hasta ahora hacia la izquierda desde la época de la presidencia de Bill Clinton que, a los miembros comunes y corrientes, el apoyo a Israel se les hizo cada vez más conflictivo.

La deriva hacia la izquierda significa que a nivel nacional el Partido Demócrata, en el nombre del “progresismo”, abrazó el anticapitalismo del “tercer mundo” y, en el ámbito de la política exterior, la agenda de “un mundo” de la ONU. También significó la adopción de la política de “identidad”, y la movilización de una coalición de minorías étnicas entre los cuales los votantes inmigrantes musulmanes se dirigen en un futuro próximo a superar a los votantes judíos

El partido de Truman que abrazo a Israel se había transformado en el partido de Obama abrazando el antisionismo.

Los resultados de las elecciones de noviembre despidieron el año 2016 terminando con la farsa que rodea la postura de Obama como un amigo fiel de los judíos y de Israel. Durante ocho años Obama observó y contribuyó al empeoramiento del trastorno político en el Medio Oriente con una serie de decisiones de política – más notablemente levantando las sanciones contra Irán con vagas promesas de Teherán de poner fin a su programa de armas nucleares – que no sólo está financiando el programa nuclear iraní y que que era supuestamente para detenerlo – si no que también a exacerbado en gran medida el entorno de seguridad de Israel.

Muchos creen que la negativa de Obama a vetar una resolución del Consejo de Seguridad fue orquestada por su propia administración. Sin embargo, el asesor de seguridad nacional de Obama, Ben Rhodes, trató de desprestigiar esta traición, al culpar a Israel.

Según Rodas , según ha informado el New York Times, “En ausencia de esta aceleración de la actividad de los asentamientos, en ausencia del tipo de retórica que hemos visto salir del actual gobierno israelí, pienso que Estados Unidos probablemente habría tomado un punto de vista diferente.”

No importaba a Obama que su explicación anima-árabe-musulmana palestina su opinión de que su jihad en el largo plazo prevalecerá contra Israel. Las potencias occidentales creen que el delirante alineamiento con estados musulmanes es en mayor interés de proteger indefinidamente el estado judío contra un mundo musulmán hostil.

La razón por la que no le importaba es que Obama nunca habló públicamente en contra de la idea de Israel como un puesto de avanzada colonial occidental en el corazón del mundo árabe. Es una opinión que sostiene probable dada su predisposición a abrazar al “tercer mundo” y sus reivindicaciones políticas. Por otra parte, sus amigos, como el difunto Edward Said, Rashid Khalidi, y sus cohortes académicos en las universidades occidentales han pregonado la opinión de que Israel es, en las palabras del fallecido historiador marxista francés, Maxime Rodinson, un “Estado colonial de asentamientos.”

Los europeos, encabezados por Francia, comenzaron a inclinarse hacia los países árabes antes de la guerra árabe-israelí de octubre de 1973. Un Diálogo Euro-Árabe preparó el camino, cuando líderes franceses, empezando por De Gaulle vio en los árabes del norte de África, después de la retirada francesa de Argelia en 1962, una cabeza de puente para una alianza Europa-árabes, junto con el petroleo asequible y así también esperar menos terrorismo en su suelo.

Francia había apoyado a Israel diplomáticamente y con la ayuda militar durante el período de la guerra de Argelia (1954-62), que incluía la alianza fatídica de Francia e Israel durante la Guerra de Suez de 1956. Sin embargo, una grieta quedó abierta en las relaciones franco-israelíes después de la guerra de junio de 1967.

Lo más probable en una fantasía de promover a Francia para congraciarse con los estados musulmanes de más petróleo de bajo costo y con el optimismo de menos terrorismo, De Gaulle volvió la espalda a Israel.

Los europeos llegaron cada vez más a ver a Israel, como el líder francés le había representado. De Gaulle había usado la palabra “ocupación” en una amonestación de Israel, y la palabra prestando apoyo a la propaganda árabe contra Israel. Este Diálogo Euro-Árabe preparó el camino, como Bat Ye ‘or, el historiador sin par de Oriente Medio y el Islam, y que se describe, como la realización de “Eurabia”.

En Europa, o “Eurabia”, se ha convertido en un artículo de “fe” que los israelíes han hecho mal a los árabes “palestinos” y han procedido de manera sistemática, en las palabras de Charles de Gaulle, a “oprimir”, “reprimir”, y ” expropiarles a “ellos. [1] En apoyo a los árabes de Israel y sus “ocupados” territorios, los europeos también puede calmar su sentimiento de culpa por el antisemitismo de su pasado, y re-equilibrar su sentido de la moralidad política al abrazar a los árabes y los musulmanes como gente del “tercer mundo” para expiar sus pecados del pasado de colonialismo.

Pero este consenso europeo sobre el conflicto palestino-israelí desde los años setenta no puede oscurecer la realidad fea que hay debajo. Los europeos no han cancelado el antisemitismo en medio de ellos. Como Robin Shepherd escribe,

“[A] diferencia de América, Europa es inherentemente anti-semita. Este antisemitismo se extiende más o menos uniformemente en todo el espectro político y, por lo tanto, se traduce en la hostilidad generalizada hacia Israel. Los europeos odian a los judíos. En consecuencia, odian al estado judío “. [2]

La izquierda estadounidense se encuentra ideológicamente en casa con la política general de Europa, que en su mayoría de “izquierda”-también es propensa. Obama como un hombre de la “izquierda” está igualmente en casa con los puntos de vista europeos sobre el mundo. Obama no ocultó esta afinidad con los europeos de los estadounidenses; en lugar de eso lo publicitado cuando hizo su campaña por la Casa Blanca en Berlín en 2008.

Los americanos en admiran en general, y apoyan a Israel. Para los estadounidenses, la “relación especial” con Israel es especial. En consecuencia, aun cuando Obama compartió el consenso europeo sobre Israel y no ocultó su desdén por el primer ministro Benjamin Netanyahu, mantuvo su pretensión de ser un amigo de Israel hasta casi el final de su presidencia.

En un nivel más profundo, el animus de Obama, expuesto sobre la Res. 2334, también reveló su lamentable ignorancia de la historia del mundo. Toda sus catástrofes políticas exteriores han venido de que: el botón de reinicio “con Rusia, y su cortejo de otras dictaduras como Cuba e Irán, y su retirada prematura de Irak han creando así un vacío llenado por el ISIS, y su liberación de terroristas empedernidos de Guantánamo Bay; su indiferencia al pueblo iraní después de las elecciones fraudulentas de 2012; permitiendo el programa nuclear de Irán bajo el pretexto de “la prevención de ella; su asesinato por omisión de embajador de Estados Unidos en Libia y otros tres héroes; y su abandono de Siria, la creación de más de medio millón de muertes, por nombrar sólo unos pocos.

Res. 2334, al declarar falsamente los asentamientos israelíes en los territorios en disputa ilegales, ha descartado las negociaciones como determinantes para el resultado.

Israel ahora se le niega el control sobre la parte más sagrada de Jerusalén – la zona del Monte del Templo y el Muro Occidental – que está en el corazón de la historia judía, y el anhelo de los judíos desde su expulsión de la Ciudad de David por los romanos en el primer siglo EC.

Las maquinaciones de la ONU también fabricaron una identidad previamente inexistentes para un pueblo – los llamados árabes “palestinos“. En el proceso, la ONU se prestaba a los estados árabes y musulmanes, o la Organización de Cooperación Islámica (OCI), para avanzar en su agenda no tan oculta de socavar la seguridad de Israel, exigiendo el establecimiento de un estado “palestino” con límites existente antes de la guerra de 1967.

En la ONU el Consejo de Seguridad y la Res. 242 (1967), no se hace mención de las personas “palestinas“. No existían. Después de la disolución del Imperio Otomano en 1923, el área fue ordenada por el imperio británico que se llama Palestina. Cualquiera que haya nacido allí – judíos, árabes o cristianos – Palestina habría sido estampado en su pasaporte y era un palestino.

La Resolución 242 llama a una “solución justa del problema de los refugiados”, sin definir a los refugiados. Dejando el termino “refugiado” indefinido significaba que las partes en conflicto cuando negocian tendrían que reconocer que la partición de Palestina y el establecimiento de Israel llevaron a la realización de los refugiados entre los árabes y los judíos – árabes desubicados o desalojados debido a la partición y la guerra que siguieron, al igual que los judíos de los estados árabes en el Oriente Medio y el Norte de África.

La no mención del pueblo “palestino“, o “árabes palestinos, o los” palestinos “en la Res. 242 era compatible con todas las anteriores resoluciones, declaraciones y declaraciones de la ONU o de su predecesora, la Sociedad de las Naciones.

***

En todo menos en el nombre, el deseo de consumar la “solución final” de Hitler para los judíos ha animado a un segmento sustancial del pensamiento árabe y musulmán desde el establecimiento de Israel. [3] Cada una de las guerras que Israel ha tenido que luchar, a partir de la guerra en su contra de mayo de 1948 de los ejércitos árabes combinados, en caso de pérdida, tenía el potencial de que los judíos fueran exterminados por los árabes en Palestina.

El Mufti Haj Amin al-Husseini escapó de Europa después de la derrota de los nazis y se dirigió a Egipto. Las potencias aliadas nunca lo procesaron como criminal de guerra; y finalmente se retiró como un héroe árabe al Líbano, donde murió en 1974. Los líderes del movimiento “palestino” desde 1945 han sido la progenie del Mufti.

La política del Mufti de la yihad declarada contra los judíos, a partir de las revueltas de 1921, desde entonces ha crecido en intensidad. Ningún líder “palestino” ha repudiado públicamente la yihad contra los judíos. En su lugar, todos los aspectos de su participación por los “palestinos” contra los judíos y los israelíes se considera una obligación para el avance de esta yihad hasta su objetivo final esperado empujar a los Judios de “palestina” al mar se haya alcanzado.

Después de la aplastante derrota sufrida por Egipto, Siria y Jordania en la guerra de los seis días en junio de 1967, una respuesta práctica era necesaria por los líderes árabes para sofocar la ira hirviente de su pueblo contra ellos y volver a dirigir la ira contra Israel, mientras se compraba tiempo para reconstruir la fuerza árabe. Una respuesta llegó en la Cumbre de la Liga Árabe en Jartum, Sudán, en agosto y septiembre de 1967. Allí, el líder egipcio, el presidente Gamal Abdel Nasser, se enunciaron los “tres noes” – “sin reconocimiento, sin negociación, no hay paz” – es la definición de la posición colectiva árabe contra Israel.

La otra respuesta era para conseguir apoyo para un movimiento de resistencia de los árabes, tanto en Gaza (bajo control egipcio hasta junio de guerra de 1967) y en la Ribera Occidental (bajo el control del Reino de Jordania). Israel había advertido a Jordania de permanecer neutral durante la acumulación de la crisis por delante de la guerra de 1967. Pero cuando el rey Hussein imprudentemente unió fuerzas con Egipto y Siria contra Israel, la derrota militar de Jordania llegó con la pérdida de control sobre Cisjordania. Los gobiernos árabes designaron oficialmente el movimiento de resistencia en marcha de los “ocupados” territorios como la lucha “palestina” contra Israel.

En la ONU, después de la guerra de junio de 1967, las grandes potencias se reunieron con energía renovada para buscar una solución diplomática en la contención del conflicto árabe-israelí, que podrían estar fuera de control. El resultado fue la Resolución 242, cuidadosamente elaborado y aprobado por unanimidad por el Consejo de Seguridad.

En el preámbulo de la resolución, haciendo hincapié en “la inadmisibilidad de la adquisición de territorios mediante la guerra” era un buen deseo sin base en la historia o de la ley, porque si lo hiciera a continuación, gran parte de la historia de las potencias occidentales y sus adquisiciones de territorios como consecuencia de las guerras haría necesitaria una revisión. Pero aún más al punto, los países árabes y musulmanes han seguido contraveniendo la intención de la cláusula – Pakistán ha ocupado partes de Cachemira, Turquía ha ocupado partes de Chipre, Marruecos ocupa el Sahara español, Rusia ha ocupado Georgia, Ucrania y Crimea, y china ha ocupado el Tíbet.

El punto clave en la versión en Inglés de la Res. 242 con referencia a Israel fue retirada de sus fuerzas armadas “de los territorios ocupados en el reciente conflicto”. Arthur J. Goldberg, embajador de Estados Unidos ante la ONU (1965-1968) que participan en la redacción de la resolución, explicó,

“Las omisiones notables en lo que se refiere a la retirada, desde el punto de vista de Israel, son las palabras de todo, los y las líneas de 1967 5 de junio. Los israelís hacen hincapié en que existe una falta de una declaración que requiera a Israel a retirarse de todos los de los territorios ocupados por ella en y después de 5 de junio de, 1967. [4]

Según Goldberg, Israel unio su retirada “de territorios” al principio Res. 242 afirmó que todos los Estados de la zona se aseguran “vivir en paz dentro de fronteras seguras y reconocidas y libres de amenazas o actos de fuerza”. Desde entonces, cada administración estadounidense, hasta Obama, ha apoyado esta fórmula de “tierra por paz” sin prejuzgar el resultado de la tierra que se devolvería por Israel para llegar a un acuerdo final con cada uno de sus oponentes.

Los estados árabes en los años transcurridos desde la adopción de la Res. 242 con el tiempo llegaron a aceptarlo como el marco para la paz en la región. El razonamiento era, de nuevo Goldberg, “los Estados árabes llegaron a la conclusión de que el lenguaje de la resolución era lo mejor que podían esperar de las Naciones Unidas.”

Los líderes árabes también sintieron astutamente la marea de apoyo a Israel como el “más débil” dentro de la ONU fue cambiando cuando nuevos miembros, antiguas colonias de las potencias europeas, se perfilan como un bloque mayoritario con derecho a voto. Estos nuevos miembros fueron más solidarios con la causa de los árabes como el nuevo  estado “más débil” en la ONU.

Los principales estados árabes en la década y media después de la guerra de 1967 – Egipto, Siria, Irak, Argelia, Libia, Líbano, Túnez – siguieron caracterizando su política en términos de nacionalismo secular, así como  el apoyo a los partidos fundamentalistas islámicos comenzó a ir creciendo entre una nueva generación de jóvenes radicales. Los estados árabes se convirtieron en un poco más delicados con expertos en empujar sus intereses en la ONU y entre las potencias europeas. Después de la guerra octubre de 1973, los esfuerzos árabes para aislar a Israel crecieron en conjunto con el uso del petróleo como “arma”.

Es durante este período que el movimiento “palestino” bajo la bandera de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), y dirigida por Yasser Arafat, emergieron de las sombras de la política árabe internos en el aviso de la ONU. En 1974, los estados árabes con el apoyo de los países no árabes musulmanes, los miembros no alineados del “tercer mundo”, y los países del (antiguo) bloque soviético estaban dispuesto para invitar a Arafat a la sesión de apertura en Nueva York de la Asamblea General de la ONU. Al año siguiente, el mismo grupo de países ha adoptado en apoyo de los países árabes de la resolución de la Asamblea General de (1975) 3379 declarando, que “el sionismo es una forma de racismo y la discriminación racial”. Esta resolución fue revocada durante la Asamblea General de 1991.

La OLP no estaba limitada por ninguna de las normas reconocidas de un estado establecido en librar su guerra asimétrica terrorista contra Israel. En los Juegos Olímpicos de Munich en 1972, un ala de la OLP – el “Septiembre Negro” facción – tomó 11 atletas israelíes como rehenes y los mató. Hubo ataques contra civiles israelíes y el secuestro de aviones por parte de grupos terroristas palestinos, la guerra árabe contra Israel se volvió de poco convencional a terrorista.

La revolución de 1979 en Irán bajo Jomeini fue una victoria para los fundamentalistas musulmanes en el Medio Oriente. Jomeini rechazó la idea de normalización entre los musulmanes y los judíos, entre Israel y los estados árabes y musulmanes en la región y más allá. Jomeini invitó a Arafat a reunirse con él en Teherán, y afiló la lengua de la yihad contra Israel.

En octubre de 1981 el presidente Anwar Sadat de Egipto fue asesinado por sus propios soldados en un desfile militar en El Cairo públicamente. Sadat había firmado un tratado de paz con el estado judío y había empujado para la normalización de las relaciones árabes con Israel en el marco de la Resolución de la ONU. 242. los palestinos se regocijaron por el asesinato de Sadat.

La dirección palestina habló en un ambiente secular sobre el movimiento de los palestinos en términos de lucha nacionalista, y en un entorno islámico en términos de la yihad contra los judíos y de Israel.

Cuando se le pidió a Arafat en Sudáfrica en 1994 acerca de que la OLP aceptara los acuerdos de Oslo sobre la base de la Res. 242, explicó que era como sólo una hudna (tregua) con el enemigo. Se refirió al ejemplo del tratado de Hudaibiyyah del profeta Mahoma que negoció con sus oponentes en La Meca. En este tratado, Mahoma había prometido una tregua de diez años; pero después de que se había fortalecido sus ejércitos, regresó en sólo tres años a anular la oposición.

En el doble discurso de la dirección palestina no había diferencia en la ONU. Desde la guerra de junio de 1967, la ONU comenzó a inclinarse lejos de ser justa y equilibrada hacia Israel, y el apoyo extendido a los árabes de la “ocupada” Cisjordania y Gaza como un pueblo de “indígenas palestinos” supuestamente perjudicada por los judíos.

Después de guerra de junio de 1967, palestina pasó a significar ya no es el territorio asignado por el establecimiento de Israel, como la patria judía. Se llegó a significar, en cambio, la tierra ocupada por la fuerza de un pueblo extranjero.

Hasta 1967, la oposición a los judíos e Israel, había sido montada en el nombre de los árabes, al igual que la jihad proclamada por el Mufti Haj Amin al-Husseini, en nombre de los árabes y los musulmanes contra judíos coloniales-colonos en palestina que se considera una parte integral de la árabe Watan (patria).

Sin embargo, en los años posteriores a 1967, los árabes de los territorios “ocupados” por Israel, y recientemente designados como “palestinos“, llegó a ser visto en el mundo musulmán – con entusiasmo del respaldo de Europa, especialmente Francia – como la vanguardia de una jihad contra los judíos. Como dijo Arafat, los acuerdos para él no eran más que hudnas (treguas) con el enemigo hasta que los objetivos de la jihad – la liberación de “al Quds” (en árabe de Jerusalén) y la aniquilación de Israel, que Jomeini puso como imperativos islámicos – se realizaran.

La mención de “palestinos” como pueblo con derechos inalienables, y no como refugiados, se hizo por primera vez en la resolución de la Asamblea General de la ONU 2535 (XXIV), sección B, de 10 de diciembre de 1969. A partir de entonces, la noción del pueblo “palestino” con “el derecho a la libre determinación” impulsadas por los países árabes y musulmanes se convirtió en un ritual en la ONU. Como Jeane Kirkpatrick, embajadora de Estados Unidos ante la ONU (1981-1985), escribió :

“La larga marcha a través de la ONU ha producido muchos beneficios para la OLP Se ha creado un pueblo donde no había ninguno;. Un problema donde no había ninguno;. Una reclamación donde no había ninguna. Ahora la OLP está tratando de crear un estado donde no existía y donde ya hay uno “.

Todo esto ocurrió con la complicidad de los estados miembros del otrora Occidente cristiano, o la cristiandad, en la ONU contra el único estado judío difamado solo y mucho, Israel, rodeado por los estados árabes y musulmanes hostiles en el Medio Oriente.

***

La reputación de la ONU para la eficacia, la justicia, el sentido de la historia, es casi inexistente. Adam LeBor, un autor británico, en “complicidad con el mal”: Las Naciones Unidas en la Edad de Genocidio Moderno , ha proporcionado una acusación sombría de repetidos fracasos de la ONU para detener a los que transmitieron su intención genocida al mundo, como lo hizo Hitler.

Cuando se trata de Israel, Estados Unidos y la ONU no le han protegido de la multitud como el comportamiento de los representantes de la mayor parte de los estados miembros de todo el mundo en sus reuniones. En el Consejo de Seguridad, se han producido algunas ocasiones, como cuando el representante de Estados Unidos votó con la mayoría en una resolución de condena a Israel en marzo 1980.

Daniel P. Moynihan , que había servido como representante de Estados Unidos ante la ONU (1975-1976), dijo por escrito acerca de lo que tal votación, en lugar de un veto, por parte de los Estados Unidos en el Consejo de Seguridad significaba, observando:

“Las resoluciones del Consejo de Seguridad son bombas de tiempo, de relojería. El caso hace a todos, pero ha hecho de Israel un estado fuera de la ley, y de hecho la Asamblea General ha pedido al Consejo de Seguridad considerar la imposición de sanciones en contra de ella. Se llevará a los más duros de mente la diplomacia de desmontar la acusación ahora en su lugar, gracias a la administración Carter, gracias a los que llevaron el partido demócrata a tales confusiones la nueva administración tendrá que ocuparse también de toda la cuestión del Tercer Mundo debe ser claro ahora que.. hostilidad hacia el oeste, hacia los Estados Unidos, se está cumpliendo y, puede ser, floreciente “.

A medida que comienza la nueva administración del presidente Donald J. Trump, se llevará una gran condición física y el valor para mirar hacia abajo a los “chacales” en la ONU envalentonados por la traición de Israel de Obama. Ni la tarde de Daniel P. Moynihan, un diplomático distinguido y muy respetado y el senador demócrata de Nueva York, ni la mayoría de los estadounidenses podrían haber imaginado que casi cuatro décadas después, otro gobierno demócrata se hundiría más bajo que el del presidente Jimmy Carter en socavar la “relación especial de Estados Unidos “con Israel, la única democracia liberal, abierta y plural en el Oriente Medio.

Salim Mansur es Senior Fellow distinguido en el Instituto Gatestone. Enseña en el departamento de ciencias políticas en la Universidad del Oeste de Londres, Ontario. Él es el autor de “dilema del Islam: Perspectivas de un musulmán disidente” y “Mentira deliciosa: un repudio liberal del multiculturalismo”.


[1] Véase Jean Lacouture, De Gaulle: La Regla 1945-1970 (Londres: Harper Collins, 1992), p. 443.

[2] Robin Shepherd, un Estado fuera de los límites: el problema de Europa con Israel (Londres: Weidenfeld & Nicolson, 2009), p. 209.

[3] Robert S. Wistrich, Hitler y el Holocausto (Nueva York: The Modern Library, 2001), p. 58.

[4] Arthur J. Goldberg, “Resolución de las Naciones Unidas Consejo de Seguridad 242 y las perspectivas de paz en el Medio Oriente”, en la Columbia Journal of Transnational Law 12 (1973): pp. 187-195.

gatestone-logo-1000

ÉSTE POST SE HA REPRODUCIDO CON LA AUTORIZACIÓN EXPRESA POR ESCRITO PARA PATRIAJUDIA.COM POR GATESTONE INSTITUTE.

The Bigotry against Israel in the UN


1 comentario

  1. Información Bitacoras.com

    Valora en Bitacoras.com: POR: Goal “[A] diferencia de América, Europa es inherentemente anti-semita. Este antisemitismo se extiende más o menos uniformemente en todo el espectro político y, por lo tanto, se traduce en la hostilidad generalizada hacia..…

    Me gusta

Deja un comentario sea el que sea pero se respetuoso gracias

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: