Colombia dijo no, ¿y ahora qué?

POR: Goal

Han pasado ocho días desde que Colombia sorprendió al mundo no refrendando los acuerdos de paz de La Habana. 

colombia-peace-referendum

Alvaro Uribe y Juan Manuel Santos

Dos cifras fueron fundamentales para explicar qué es lo que pasó: menos de 60.000 votos de diferencia para el “No” y un 62.5% de abstención. División y desinterés en el sufragio más importante para la historia reciente de Colombia, una combinación muy peligrosa.

POR: Ángela Verge

Las comparaciones no se han hecho esperar y ya se habla de un nuevo brexit a la colombiana, o de que si esto pasó, ¿qué no pasará en las elecciones de noviembre en EE.UU? La situación en el país es diferente, pero las alarmas se han encendido y no se apagarán hasta que haya hoja de ruta.

El mismo domingo 2 de octubre el presidente Juan Manuel Santos afirmó su intención de no cerrar la puerta de este proceso, posición que también corroboró las FARC. La próxima fecha clave para el país ya la tenemos: 31 de octubre. Hasta entonces habrá cese al fuego bilateral. “¿De ahí para adelante continúa la guerra?” se preguntaba el máximo dirigente de las FARC, Timochenko, en su cuenta de Twitter.

Los tiempos son importantes porque ya hay analistas que empiezan a decir que este proceso de renegociación con todos los partidos políticos, especialmente con el mayor opositor a los acuerdos, el Centro Democrático, no se puede dilatar. En 2018 Colombia vuelve a las urnas en busca de nuevo presidente, y este proceso será la clave para victorias y derrotas.

La sorpresa de la semana

Dentro de este clima de incertidumbre pasó lo que menos pensábamos que ocurriría: Juan Manuel Santos ha sido galardonado con el Premio Nobel de la Paz. Desde hace tiempo estaba en las quinielas, pero nadie esperaba que se lo concedieran en este impasse en el que se encuentra Colombia. Y se le concede por “por sus decididos esfuerzos para llevar a su fin más de 50 años de guerra civil en el país” decía la organización noruega.

Lo que pide Uribe

El expresidente y actual senador Álvaro Uribe es el centro de todas las miradas, porque se ha erigido como el encargado de apuntar los cambios necesarios a los acuerdos de La Habana. Y eso es significativo porque él no es el presidente de su propio partido, lo es Óscar Iván Zuluaga. Pero sigue teniendo un tirón mediático inmedible. “Uribe sigue siendo el rey” titulaba el lunes 3 de octubre La silla vacía, uno de los portales de noticias políticas más importante y premiado del país. Desde el lunes hasta hoy hemos sabido algunas de las nuevas modificaciones que se quieren hacer, pero en solo días ya han variado. Ni el “Sí” ni el “No” tenían plan B, y eso se está demostrando continuamente.

Como esto va a cambiar mucho lo que podemos contarles a día de hoy es qué quiere Uribe:

Empresa privada y tierras: renegociar propuesta de zonas de reserva campesina. Aunque durante su campaña dijo que los acuerdos eran el fin de la empresa privada, confesó que esto “no está contenido expresamente en el texto”.
Oposición a la amnistía para delitos relacionados con narcotráfico y que el narcotráfico sea considerado delito conexo a los de lesa humanidad.
Reducción de las penas para integrantes de la Fuerza Pública procesados por delitos. Hay más de 3.000 casos investigados en los que miembros del Ejército de Colombia habrían asesinado civiles inocentes. Casi todos estos crímenes se cometieron durante el mandato de Uribe.
Sí a la extradición pero con penas en Colombia: “Que no los extraditen está bien, pero pilas con la Farcpolítica, porque hay casi impunidad total para ellos”, afirmaba Uribe, pidiendo que las sanciones fueran en Colombia. Recordemos que en 2006, durante su presidencia, el 30% del Congreso de la República fue capturado y condenado por sus conexiones con los paramilitares y que él extraditó a EE.UU a los grandes cabecillas del paramilitarismo.
Menos beneficios electorales: otro de los puntos conflictivos. En todos los procesos de negociación de paz en el mundo la participación política es un hecho innegable. Y una de las objeciones del líder del Centro Democrático es que no se entregue financiación y canales de difusión a las FARC.
Antes de esto, el lunes el senador hizo su primera propuesta: pedir la amnistía los guerrilleros que no hayan cometidos delitos graves o no amnistiables. Este punto ya está en la página 136 de los acuerdos.

La polémica de la semana

Juan Carlos Vélez, gerente de la campaña del “No”, dio esta semana una entrevista al diario económico La República, y afirmó que la campaña se basó en “tergiversar mensajes” y “dejar de explicar los acuerdos para centrarse en el mensaje de la indignación”. El excandidato a la Alcaldía de Medellín dijo cosas tan graves como que “unos estrategas de Panamá y Brasil nos dijeron que la estrategia era dejar de explicar los acuerdos para centrar el mensaje en la indignación. En emisoras de estratos medios y altos nos basamos en la no impunidad, la elegibilidad y la reforma tributaria, mientras en las emisoras de estratos bajos nos enfocamos en subsidios”.

La campaña se basó en “tergiversar mensajes” y “dejar de explicar los acuerdos para centrarse en el mensaje de la indignación”, dijo el gerente de la campaña del No.

Cuando se le pregunta en la entrevista cuál fue el mensaje que el “No” quería dar, Vélez afirmó que era “la indignación. Estábamos buscando que la gente saliera a votar verraca (enfadada)”. En la entrevista también habla de las empresas que donaron dinero para la campaña.

La agitación no se hizo esperar, el Centro Democrático salió a decir que esto no era cierto y el propio Uribe, a través de su Twitter, “le tiró de las orejas” diciendo que “hacen daño los compañeros que no cuidan las comunicaciones”.

Precisamente en esa red social se armó una buena confusión cuando la gente confundió a este Juan Carlos Vélez con un periodista español que se llama igual, y que se topó con su timeline de Twitter repleto de insultos y amenazas. Pero el corresponsal español respondió con gracia, y le quitó hierro al asunto.

bezzorrete-transparente-pequec3b1a

5 comments

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Para empezar, quiero darle mi enhorabuena al pueblo de Colombia, que ha sabido dar garrotazo democratico a los narcotraficantes, la frase favorita de este terrorista es: Plata o Plomo, y verdaderamente ha tenido que repartir muchos miles de millones de dolares, para que hallan, asistido tanto personaje siniestro, incluido nuestro rey emérito Juan Carlos, afortunadamente, el Rey Felipe Vl que fué muy presionado, no participó en la conspiración contra el pueblo de Colombia, solo espero que resistan como el pueblo de Israel a la presión de los morancos, el problema para santo y los demas dirigentes que han sido comprado por los narcos, es que si no cumplen lo pactado en la habana, los narco terroristas les van a dar plomos saludos goal

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s